Jeremías 9:23

«Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas.»

Crecí en una casa muy humilde y entre mis recuerdos guardo con mucho cariño, los sacrificios de mi madre por tenerme siempre muy bien vestida y con unos vestidos con lazos a juego, me decían, mariposa, me gustaba mucho verme así. Ya de mayor me esforzaba y luchaba para superar mi nivel de vida,  estudiaba , era emprendedora y además arriesgada creía que lo que tenía y lo que había conseguido era sudor de mi esfuerzo y  sentía   que estaba todo bajo control .Que gran equivocación

Cuando Jesús toco a mi puerta, y llego a mi vida, lo que creía saber, la valentía que pensaba tener,  era una manera de sobrevivir en mi país, tenía una armadura que pesaba mucho,  tenía espada y escudo pero mi corazón estaba descubierto, sin protección porque era duro era de  hierro y no necesitaba que lo cuidara porque yo podía hacerlo.

El dinero que tenía  era el resultado de un inmenso desgaste, mental  y físico que no aportaba alegría a mi vida,  era una mujer de negocios en la gran economía sumergida  en Cuba  y vivía por mantenerme  en un buen  nivel de vida

Pero ocurrió un cambio,  llegó  Jesús a mi vida y  me reconocí  débil,  carente de amor,  tuve entonces la compañía de la persona que me escuchaba  y no me juzgaba, pude llorar ante él con la certeza que me amaba y me abrazaba mientras esto ocurría . Tuve frente a mí a la persona que intercedería por mí, me perdonaría y me cambiaría.

Descubrí en Cristo que este camino o esta manera de vivir por él y para él me ha llenado de una nueva sabiduría, esa que viene de lo alto, de una nueva  valentía que proviene del  Espíritu Santo y de ese andar y conocer que las cosas viejas pasaron y todas fueron hechas nuevas para mí  en Cristo Jesús;  sabiendo que toda buena dadiba y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanzas ni sombra de variación.

Jesús no cambió  su propósito, el vino a morir para que nosotros seamos perdonados por completos, justificados por él frente al Padre, esa es nuestra garantía, que cuando comenzamos el camino, este es recto, podemos saber que nuestra gloria no es material, nuestra gloria es Cristo, nuestra victoria es entrar en su camino que nos mantiene en la luz y deja a tras las tinieblas.

Mi objetivo es mantenerme firme, en buscar más de Jesús, para a través de mi testimonio otras personas se liberen de la vida secular que solo nos ata a lo material y nos aparta del amor de Dios.

Hb.4:12 «Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos: y penetra el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.»

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: